Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

lunes, 18 de noviembre de 2013

El Derecho Internacional Humanitario

Apuntes sobre la Juridicidad, Moralidad y la Vida Humana en el Derecho Internacional
Transcrito por Karin Vigo
Una pregunta inicial respecto a la necesidad del Derecho Internacional Humanitario (DIH) nos lleva a una primera y ostensible contradicción: ¿podemos encontrar una concepción de logicidad en la principal propuesta del DIH que es la tesis de la "guerra justa"? Notemos, con efectividad, que todas las guerras prima facie, son injustas, sin "vencedores "ni "vencidos", pues la pérdida de vidas humanas representa una manifiesta contradicción respecto al sentido del respeto por la vida humana, del más preciado bien jurídico del cual dispone el ser humano.
 
Si una guerra causa pérdida de vidas, desde la primera baja en bandos contrarios, los países
intervinientes ya son perdedores. ¿Por qué? Porque, precisamente, la guerra lleva implícita la lesión a los contenidos de juricidad y moralidad que contiene el derecho fundamental a la vida.

Estimamos entonces, a raíz de lo señalado, que aquel Estado que hoy llamamos constitucional, cuando
exige una aplicación plena de los derechos fundamentales, exige que las guerras respeten el derecho a la vida. La juricidad se da, en la definición de Peces Barba, porque los derechos fundamentales contienen mandatos vinculados a realizaciones para la protección de un derecho; y moralidad, porque la vinculación a la protección de la dignidad de la persona representa una impostergable obligación para los Estados.

En consecuencia, premunidos los Estados de que no solo concurre un mandato respecto al derecho fundamental, en cuanto a su juridicidad, sino también un contenido de optimización respecto a la moralidad, entonces, deben observar plenamente los criterios de protección del contenido constitucionalmente protegido de un derecho fundamental, en este caso, del derecho a la vida.

Estos criterios materiales son desarrollados por Swinarski en un importante trabajo suyo [1], en la propuesta de definir algunos alcances de relevancia respecto a esta disciplina- el DIH- que, junto al Derecho Internacional de los Derechos Humanos, ha irrumpido con fuerza en los siglos XX y XXI en la búsqueda de formalizar ciertos estándares de respeto por la denominada "guerra justa", y principalmente por el respeto a la vida de los seres humanos, en toda su extensión.

Señala Swinarski [2]: "Desde los orígenes del Derecho Internacional se vislumbraba que era necesario someter la relación bélica a un régimen de derecho, a fin de hacerla compatible con los principios fundamentales de la convivencia internacional".

La reflexión que antecede es de suyo muy valiosa, en la medida que no se trata de estimar que el DIH adquiere una concepción moderna solo a partir de instrumentos internacionales que consagran su vigencia. La propuesta de Swinarski refiere una data mucho más antigua, y está precisamente referida al entorno de las primeras guerras de la humanidad, desde las cuales el concepto de "guerra justa" subyace como una contradicción manifiesta respecto al brocardo jus ad bellum, es decir, de "guerra total", esto es, como el medio de agresión a través del cual todo vale [3].

La evolución a la premisa del jus in bellum advierte una evolución de la concepción hacia un medio para humanizar la guerra, y porque los medios utilizados para vencer al enemigo no adolezcan de la vesania que una victoria fácil pudiera generar [4]. La razón es muy puntual: una victoria facilista, a costa de la muerte deshonrosa del enemigo, degrada la condición de la guerra, la cual, aunque irracional per se, se libra bajo una perspectiva de reivindicación. Por ende, tal reivindicación no puede ser incompatible con la dignidad del ser humano y con el respeto que la vida humana merece.

Estos intentos por formarnos el concepto de guerra justa, con el devenir de los derechos fundamentales del ser humano, recalan en el Convenio de Ginebra, del 22 de agosto de 1864, el cual representa el primer instrumento multilateral del Derecho Internacional Humanitario. Su adopción en definitiva significó un primer esbozo por estandarizar las lecciones de Hugo Grocio, Francisco de Vitoria y Albérico Gentile, padres del derecho internacional, quienes estimaban que la normativa de las relaciones internacionales debía, en realidad, organizarse alrededor del problema relevante de legalidad de la guerra, en el modo de separar la guerra justa de aquella que no lo era y que en, definitiva, denotaba que las batallas y las guerras no podían ser ganadas por medios indignos [5].

Bajo estas pautas, el mensaje del DIH es claro: se debe humanizar la guerra y los derechos fundamentales de las personas vencidas deben ser respetados por el vencedor, el cual resulta en objetivo limitado por el efecto de irradiación de los derechos fundamentales, el cual exige prevalentemente el respeto por el más preciado de todos los derechos: la vida.



[1] SWINARSKI, Christophe. Origen, definición y desarrollo del Derecho Internacional Humanitario. En Materiales de enseñanza. Maestría en Derecho Constitucional y Gobernabilidad. Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo. 2010.
[2] SWINARSKI, Christophe. Op cit. p. 13.
[3] Una remembranza de la guerra Perú-Chile- 1879-1884- está referido al óleo "El repase", del pintor Ramón Muñiz (en el museo del Real Felipe). La escena gráfica se refiere a un ataque de los soldados chilenos contra los soldados peruanos vencidos, conocido como el repase o aniquilamiento de los efectivos incapaces de defenderse. En la escena histórica, una mujer alza los brazos a fin de impedir se ultime a un soldado vencido.
[4] Se dice que en la batalla de Falkirk, el 01 de abril de 1298, entre patriotas escoceses y el rey Eduardo I de Inglaterra, una vez que la infantería inglesa se desplazó al campo de batalla y luchaba contra los patriotas escoceses, el rey inglés dispuso el ataque de arqueros. Frente a la observación de su general respecto a que las flechas podían herir a los propios soldados ingleses, la observación del rey fue tajante: "Bien, pero también ellos serán heridos". Los disparos indiscriminados de flechas generaron una masacre que terminó con la derrota de los escoceses, más la muerte de los propios ingleses de infantería, a manos de los arqueros ingleses.
[5] En la batalla de Iquique, el 21 de mayo de 1879, durante la guerra entre Perú y Chile, en tanto el encallamiento y hundimiento de la fragata peruana Independencia, significó el ametrallamiento de los peruanos en el mar por parte de los chilenos de La Covadonga; a su vez, la contraparte peruana se expresó en que una vez vencidos los chilenos de La Esmeralda, Miguel Grau, comandante del Huáscar, dispuso salvar la vida de los chilenos vencidos. De ahí el apelativo histórico de "Caballero de los Mares".

No hay comentarios:

Publicar un comentario