Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

sábado, 14 de diciembre de 2013

¿Trabajo en Italia?, "Nunca volveré a Italia¨

Traducción Jorge Contreras
Miles de jóvenes italianos abandonan el país en busca de trabajo en el extranjero, algunos diciendo que nunca volverán. En esta nota el diario “El local” se dirige a los italianos en el extranjero para averiguar por qué, aún si la economía mejora, no tienen planes de retorno a casa.

Muchos italianos han emigrado al norte de Europa, a Londres, Bruselas, Berlín y otros lugares, en busca de trabajo. Mientras que el dinero puede haber sido la razón primordial para partir, la experiencia de trabajar en mejores economías  deja a
muchos dispuestos a no volver a un país que consideran lleno de recesión, de nepotismo y de discriminación por la edad .

Hablamos con italianos que trabajan en relaciones públicas, el mundo académico y los derechos humanos, quienes no ven ninguna razón para volver a un lugar donde los salarios bajos son la norma y donde hay pocas posibilidades de desarrollo profesional.

Lorenza Frigerio, gerente de cuentas en el Grupo 10, Londres
Yo nunca volveré. Miro Italia y me siento un poco deprimida.
Preferiría no despertar y leer acerca de economía y política , ni vivir en un lugar donde sé que nada va bien.
Todavía me siento italiana pero Londres es ahora mi hogar. Siempre quise vivir aquí, cuando adolescente, me sentía atraído por la escena musical de Londres.
Otros italianos solo están aquí sólo por el dinero y por ganar experiencia, completar su CV. Muchos italianos tienen el temor de que no serán capaces de alcanzar cargos elevados, por que no son británicos , y por problemas con el idioma, pero yo no lo veo así.
Recientemente me invitaron de una empresa grande en Milán, pero rechacé la oferta porque no vi oportunidad de crecer y aumentar experiencia. En Italia, las personas no invierten en otras personas.
Quizás podría estar haciendo un trabajo similar en Milán, pero mi trabajo aquí es más integrado y creativo. No estaría haciendo algo tan divertido ni tendría el mismo salario .

Andrea Teti, profesor universitario , Aberdeen
Volvería, si el gobierno decidiera optar por una política de educación superior bien diseñada. Yo, como muchos académicos en el extranjero, estaría encantado en volver. Pero la opción es totalmente irreal.
Es muy difícil entrar a enseñar en una universidad italiana por mérito. Los barones (li baroni) son profesores poderosos que juegan a la política local y tienen una influencia muy fuerte en “quién será contratado”; ciertos profesores controlan determinadas funciones y existe una correlación entre ellos sobre quiénes tomaran turnos en las contrataciones.
Adicionalmente, el gobierno italiano ha adoptado una sistemática estrategia que es contraria a la inversión en educación. Hay verdaderos focos de excelencia en Italia, pero son un pequeño milagro, debido a que las universidades son un área en la vida pública en la que el gobierno no está dispuesto a invertir.

Si las condiciones fueran más adecuadas,  me encantaría volver, más no, prefiero quedarme, los británicos no se puede preparar ni el café!

Valentina Moressa, Relacionista Público , Londres
Tuve una pasantía en la embajada italiana en Londres en el 2007, al llegar aquí, me di cuenta de lo fácil que sería conseguir un trabajo.
Las oportunidades que encontré en Londres no existen en Italia, aquí sentí por primera vez que tenía la oportunidad de demostrar mis habilidades y talentos, mientras que en Italia, todo se trata de ¿a quién conoces? y a ¿Quién le debe tu papá un favor?. Para mí fue my liberador el lvenir aquí.
El ochenta por ciento de mis amigos de la universidad están aquí, en Alemania o en cualquier otro lugar fuera de Italia. Los que se quedaron en Italia, lograron encontrar un trabajo, pero o no están tan bien pagados o tiene responsabilidades de muy bajo nivel.
Culturalmente Italia es un lugar donde la gente respeta a los ancianos y la experiencia que tienen, basta con ver que el gobierno, todos los que están en el poder en Italia son viejos y no hay cargos de valor para una persona joven. Es uno de los principales problemas del mercado de trabajo.
Comenzar un negocio propio en Italia sería una locura . En el Reino Unido,  se tarda 24 horas para establecer un negocio, en Italia no quiero ni empezar a pensar cuánto tiempo tomaría. Es imposible para una principiante el sobrevivir.
Es realmente desalentador. Me encanta Italia y me encantaría volver , solo que no veo cómo sobreviviría.

Valentina Cecco, profesional de derechos humanos, en Bruselas
No veo futuro en Italia. La economía es sólo parte de la razón, es una cuestión de mentalidad.  Los políticos no se preocupan por la vida de los ciudadanos y no quieren cambiar el sistema. Incluso si la economía mejora, las cosas seguirán siendo lo mismo.
El problema es que el sistema italiano no te permite convertirte en adulto, tener un trabajo y una vida.  Algunos de mis amigos están trabajando con contratos de seis meses, sin posibilidad de continuar contratados después. Los empleadores te consideran un idiota si tienes 25 años de edad, ellos piensan que son mejores, sólo porque tienen 50.
Siento que en Bruselas tengo más oportunidades. Es muy triste para mí, pero no voy a pasarme la vida luchando contra el sistema.

No todos podemos dejar porque el país, pues sería mucho peor, pero no puedo esperar eternamente a mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario