Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

viernes, 29 de agosto de 2014

Sierra Leona: la historia de Sheik Humarr Khan y el Ébola en Sierra Leona

Articulo Publicado en The Lancet 
doi:10.1016/S0140-6736(08)61345-8
Traducción Jorge Contreras
Sheik Humarr Khan, el virólogo y experto en fiebres hemorrágicas virales que encabezó la respuesta al Ébola y falleció en Sierra Leona. Esta enfermedad aun to tiene cura y la OMS ha autorizado el empleo de medicamentos no probados ante su reciente brote en Guinea, Sierra Leona, Liberia, Nigeria y República del Congo. Por ello las naciones han lanzado un alerta ante el tránsito de migrantes de África.

Nació en Lungi, Sierra Leona, el 6 de marzo de 1975, y murió de Ébola en Kailahun, Sierra Leona, el 29 de julio de 2014, a la edad de 39 años.

La historia….
El día anterior tenía programado dar algunos exámenes en su escuela secundaria, En los diarios, Sheik Humarr Khan leyó un obituario publicado en un periódico local: “Un médico
alemán que había llegado a Sierra Leona para ayudar a la gente a tratar con la “fiebre de Lassa” había contraído la enfermedad y fallecido.  Alhajie Khan contó que su hermano, que por ese entonces tenía 15 años de edad, mostró el recorte de periódico a sus amigos. Su hermano recuerda cómo Sheik Humarr Khan les dijo: "Esto es muy importante. Este médico alemán vino aquí para ayudar. Yo también voy a tratar de ser un médico.
Y "tuvo éxito, en el 2001,  calificó para medicina y cirugía en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud en la Universidad de Sierra Leona y  finalmente llegó a convertirse en uno de los principales virólogos al Oeste de África. Era el Médico designado en el Hospital del Gobierno de  Kenema a cargo del Programa de Fiebre de Lassa cuando murió.

A principios de este año, el Gobierno de Sierra Leona le pidió a Khan ayuda  para dirigir la respuesta del país al brote de Ébola. Alhajie Khan dijo que su hermano no tenía miedo a esta tarea, declara que: "Él sólo estaba haciendo el trabajo que siempre quiso hacer".  Aunque Sheik Humarr Khan mencionó en sus mensajes de correo electrónico que envió a su familia que él estaba preocupado porque un paciente no diagnosticado había venido al hospital donde  él estaba, en Kenema en el este de Sierra Leona y  sin saberlo, ni quererlo, había transmitido la enfermedad.

En julio último, Khan comenzó a mostrar síntomas de Ébola y una semana más tarde fue admitido en un centro de tratamiento. Algunas controversias rodean su deceso a causa de la noticia, de que un equipo de médicos optó por no darle a Khan una droga experimental no probada, contra el Ébola. Su equipo médico, de “Médicos Sin Fronteras” determinó en esa oportunidad, que los riesgos de la administración de la droga superaban cualquier beneficio potencial que pudiera tener. Esta decisión se tomó semanas antes de que la Oficina Mundial de la Salud decidiera que era ético el comenzar a emplear medicamentos “no probados” ante el brote de la peligrosa enfermedad. Después de que Khan muriera el 29 de julio, Ernest Bai Koroma, el Presidente de Sierra Leona lo declaró héroe nacional y lo elogió por salvar la vida de más de 100 pacientes de Ébola. Hoy un nuevo centro contra la hemorragia viral en Kenema llevara su nombre, en honor a Khan.

Khan fue la elección obvia para ayudar a dirigir la lucha contra la propagación del ébola en la región. Después de trabajar como oficial médico en la Dirección Nacional de Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud y Saneamiento en Freetown, fue reclutado en el año 2005 para convertirse en el  Médico encargado del Programa de Fiebre de Lassa en el Hospital Estatal de Kenema. Fue un ejemplo de valentía. Su predecesor inmediato, Aniru Conteh, un médico de Sierra Leona, había contraído la fiebre de Lassa y fallecido.  
Según Robert Garry, un profesor en el Departamento de Microbiología e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tulane y su más frecuente colaborador,  Khan aceptó el cargo porque "estaba muy comprometido con hacer algo para tratar la fiebre de Lassa en su país", afirma que Khan "estaba decidido a ponerla bajo control."

Según Kristian Andersen, investigador postdoctoral en el Departamento de organismos y Biología Evolutiva de la Universidad de Harvard y en el Instituto Broad declara:  Khan estuvo a la vanguardia de la investigación sobre cómo la fiebre de Lassa evoluciona, se adapta y cambia con el tiempo. Fue "un líder de entre los científicos africanos que salen en la primera línea de la prevención y el tratamiento de algunos de los patógenos humanos más peligrosos", que son parte de la Fiebre Hemorrágica Viral  y el Programa de Fiebre de Lassa. Andersen pasó más de un año trabajando con Khan y lo recuerda no sólo por su "mente brillante", sino también por "la personalidad y sonrisa más cautivadora que uno se pueda imaginar". Sus colegas y amigos dicen que fue en sus interacciones con sus pacientes y estudiantes en que Khan realmente brillaba. Khan también se desempeñó como Conferencista Asociado en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad, en la que también había enseñado en Sierra Leona. "Estuvo involucrado mucho en la educación de los estudiantes de medicina con el fin de mejorar el sistema de atención de salud", afirma Garry. "Creía que esa era la única forma en que se podía mejorar." En Khan, el esfuerzo de su vida,  fue su natural predisposición dirigida a reclutar más ciudadanos de Sierra Leona para el campo de la medicina.


Khan deja esposa, un hijo y una hija. Su familia ha creado una fundación en su nombre para ayudar a pagar la educación de los futuros trabajadores de la salud y proporcionar apoyo a las familias de los médicos y enfermeras que pierden la vida en el campo. "Él fue muy consciente de los peligros en su trabajo, y desinteresadamente trabajó día y noche para asegurar que sus pacientes reciban la mejor atención posible", declaró Andersen. "Le salvó la vida de muchos pacientes."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada