Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

viernes, 26 de septiembre de 2014

África: Ébola: el fracaso de la acción colectiva internacional

Publicado por  The Lancet, Volume 384, Issue 9949, Página 1181, 27 de Septiembre 2014
doi: 10.1016 / S0140-6736 (14) 61606-8
Traducción y comentario Jorge Contreras[1]
La situación de lucha contra el Ébola en África es crítica. Han colapsado los sistemas de salud y el personal médico nacional está agotado y exhausto en las poblaciones afectadas. La atención del Ébola consume todos los recursos de salud y hoy limita la atención de otros pacientes con otros males. Se requiere una acción urgente e inmediata de parte de la comunidad internacional, sino la epidemia se dispararía a mayores niveles. Las OMC y la organización médicos sin fronteras están haciendo un llamado de apoyo para una respuesta inmediata y urgente. Han  señalado que el que algunos países evacuen a uno o dos enfermos, no contribuye a aumentar la capacidad de atención y respuesta en las poblaciones africanas afectadas. Se requiere solidaridad internacional.  

El editorial de la Revista The Lancet (del ultimo 23 de agosto, p 637)[2] resume el fracaso colectivo en la respuesta “para evitar” o al menos “limitar” la magnitud de la actual epidemia de Ébola.

La acción humanitaria oportuna de la comunidad internacional es considerada esencial para
administrar esta crisis. Desafortunadamente, lo oportuno hubiera sido hace 3 meses, cuando la epidemia recién comenzaba a escaparse del control. La ausencia de una reacción humanitaria eficaz y oportuna ahora se extiende como emergencias desarrolladas en contextos de conflicto y con el desplazamiento de los focos de las epidemias[3]. A pesar de el volumen de difusión de los medios de comunicación, la gente que trabaja en la primera línea de respuesta contra el Ébola se siente cada vez más abandonada y aislada en su batallar[4].  Hoy en día los “enfermos comprometidos” en África, no sólo son los que están directamente afectados por el  Ébola, sino también las personas que tienen otras enfermedades y que no cuentan con el mínimo nivel de atención necesaria porque han colapsado los servicios de salud​​.

Si bien el compromiso del Banco Mundial, está descrito en el Editorial[5] y se considera un inicio, nosotros queremos alertar para a evitar el confundir la necesidad de mejorar los sistemas de salud a largo plazo, con la urgente necesidad de dar una respuesta humanitaria inmediata a gran escala. Los debates sobre el fortalecimiento del sistema y la recuperación de los otros sectores de salud, podrían ser válidos para mejorar la respuesta a la epidemia en el futuro y también seria bien recibida una revisión crítica del apoyo internacional con fines a desarrollar un impacto más efectivo en los servicios de salud y población. Sin embargo, resaltamos que ello no tiene valor para reaccionar a la crisis actual.

La ayuda al desarrollo de la Salud no sustituye ni mitiga la necesidad de una acción internacional humanitaria “inmediata y directa” en esta crisis. Un enfoque en el desarrollo corre el riesgo de distraer la atención de la urgente necesidad de apoyo internacional. La tendencia predominante para tratar la asistencia humanitaria como si  fuera parte de la ayuda para el desarrollo puede contribuir a un enfoque de no intervención, que llevaría  a una parálisis en la acción humanitaria efectiva y directa en el terreno.

La difícil situación del personal de salud y de las poblaciones en el oeste de África, para  enfrentar el Ébola se refleja en las enormes tasas de mortalidad debido a la incapacidad de administrar la crisis, y es un indicador de la poca ayuda que se está recibiendo. El hecho es que el Ébola consume la totalidad de la capacidad de atención de los escasos recursos de salud de las comunidades y crea ausencia total en la atención básica de salud de las cuestiones no epidémicos (tales como nacimientos, malaria, SIDA, una larga lista) situación desconocida en su mayoría.

La estrategia y las acciones requeridas para manejar una epidemia, incluyendo el Ébola, son relativamente claras. Y como en cualquier plan eficaz, los detalles esenciales como con quien (personal y organizaciones) y cuando (velocidad de ejecución) no puede estar en blanco; lamentablemente estos detalles todavía están ausentes en la hoja de ruta de la Oficina Mundial de la Salud (OMS)[6]. Una epidemia de esta magnitud requiere de una inyección inmediata y masiva de recursos con presencia real en el terreno. Se necesita mano de obra, materiales, financiamiento, y, más importante, la voluntad política y la solidaridad para enviar gente al campo, en apoyo del exhausto y agotado personal de salud nacional y población necesitada. Es hora de que los Estados que poseen mecanismos de respuesta a estas amenazas biológicas intervengan para salvar vidas donde es inmediatamente necesario. Esta capacidad no debe estar  limitada a la posible llegada de un paciente infectado en sus países, sino que debe implementar en los países afectados.[7]

El aumento de los actuales focos de epidemia de Ébola significa carencias de acción humanitaria. Mientras que una acción coordinada a nivel central es importante, el personal de campo es esencial.

La organización Médicos sin fronteras ha realizado un nuevo llamamiento de apoyo urgente a la colectividad internacional para hacer frente a la epidemia y para mantener funcionando los colapsados servicios de salud,  y por algo más importante, el mostrar que aún existe solidaridad global.



[1] Jorge A. Contreras Rios, DNI 09582230, ICAC Nº 897, administrador, licenciado de las fuerzas armadas, abogado, magíster en ciencias militares, magíster en derecho penal, estudios de doctorado en derecho penal.
[2] The Lancet. Ébola: un fracaso de la acción colectiva internacional. Lancet 2014; 384: 837. Texto completo | PDF (419KB) | PubMed
[3] Médicos Sin Fronteras. ¿Dónde está todo el mundo? Para dar respuesta a las emergencias en los lugares más difíciles. Londres. http://www.msf.org/article/msf-informe-que-todo el mundo. (consultado el 06 de septiembre 2014)
[4] Wolz A. Cara a cara con el Ébola-un centro de atención de emergencia en Sierra Leona. N Engl J Med 201410.1056 / NEJMp1410179. publicado en línea el 27 de agosto PubMed
[5] The Lancet. Ébola: un fracaso de la acción colectiva internacional. Lancet 2014; 384: 837. Texto completo
[6] Médicos Sin Fronteras (MSF). Ébola: respuesta de MSF a la hoja de ruta de la OMS contra el Ébola. http://www.msf.org/article/ebola MSF-respuesta-que-nuevo-ebola-hoja de ruta. (consultado el 06 de septiembre 2014).
[7] Médicos Sin Fronteras. Se requiere una respuesta global urgente contra el bio-desastre de lucha contra el Ebola. http://www.msf.org/article/global-bio-desastre-respuesta-con urgencia-necesita-ebola-lucha. (consultado el 06 de septiembre 2014).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada