Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

jueves, 25 de septiembre de 2014

El Expediente Comunicore, Investigación de Ángel Páez, Primera Parte

El Expediente Comunicore,  Investigación de Ángel Páez, Primera Parte
Artículo Publicado el 19 de Setiembre del 2014 en el Blog de Ángel Páez

Por Jorge Contreras[1]
Luis Castañeda, el candidato a las elecciones municipales de Lima acaba de ser incluido en el Proceso Electoral, sin embargo, a pesar de contar con un sin número de seguidores, aún carga a cuestas los antecedentes del caso “Comunicore” en la que los “representantes en el papel” de esta empresa, creada y administrada por su gente de confianza y entre los que se materializa una red que involucra hasta “familiares”, se hizo acreedora de una deuda de la Municipalidad del Lima del orden de 35 millones de soles (una cifra de deuda pactada con la municipalidad a 10  años). Comunicore compró la deuda pagando alrededor de 14 millones (un menor precio por pago inmediato, sin intereses), y después se la vendió a la municipalidad por el monto total de pago. Lo demás es conocido, la Municipalidad decidió pagarle la deuda total a Comunicore y Coimunicore con esta operación se ganó una diferencia del orden de 21 millones, cuyo destino final está en investigación.     

La Investigación de Ángel Páez Primera Parte
El Expediente Comunicore – La Verdad de Odilón
Es el único de los doce acusados por el Caso Comunicore que confesó ante las autoridades que cometió corrupción y que se benefició con al menos 160 mil dólares. Se llama Odilón Amado Jr. y es de nacionalidad brasileña. Amado sabe demasiado.

En el 2005, Amado actuaba como Gerente General de la empresa de limpieza Relima. Desde esa posición negoció con los gerentes de la Municipalidad Metropolitana de Lima, durante la gestión de Luis Castañeda Lossio, la renovación del contrato de servicios para el periodo 2000-2015 que superaba los 550 millones de soles, así como el pago de los 35.9 millones de
soles que le debía el municipio y que al final el dinero fue triangulado a la compañía Comunicore. Todo en un periodo de cuatro meses. Por eso Amado es un testigo que sabe demasiado.

Amado no solo estaba en contacto directo con los gerentes municipales nombrados personalmente por Castañeda y con quienes acordó el pago de la deuda y la renovación del contrato. El brasileño trabajaba directamente con el gerente financiero de la empresa de limpieza, Miguel Garro Barrera, y con el asesor legal de la misma, Guillermo Palacios Dodero. Garro era el dueño de Comunicore, y Palacios, el abogado de la compañía.

Esto explica por qué Odilón Amado Jr. terminó por aceptar que existió una trama entre los funcionarios de la municipalidad Lima, Relima y Comunicore.

"¿Cuáles son los hechos que considera de importancia comunicar a la fiscalía?", le preguntó la titular de la Primera Fiscalía Especializada en Corrupción de Funcionarios, Fanny Quispe Farfán.

"Son los hechos mencionados en los periódicos y quiero declarar porque los conozco y quiero presentar la verdad de los hechos", respondió Amado, intranquilo, ansioso, algo sudoroso, según testigos que estuvieron en el interrogatorio (el acta completa de la manifestación de Amado,  al final de esta nota).

Amado, quien empezó a trabajar en Relima desde 1996, continuó:

"En marzo de 2005 (recibí) una información (de parte de) Miguel Garro Barrera, (según la cual) la Municipalidad de Lima iba a estar en condiciones de pagar una deuda pendiente con la empresa (Relima). (...) Había una propuesta (del municipio) de una programación de pago por un periodo largo de diez años, que consideraba la deuda principal más los intereses. Como Gerente General presenté al directorio (de Relima) la información de la posibilidad de pago, aunque omití que había sido informado por Miguel Garro de que la Municipalidad de Lima tenía la intención de pagar en una sola partida dicha deuda (...). Esa información, según Miguel Garro, vino a través de Juan Blest (García), responsable del área financiera de la municipalidad".


Según lo afirmado por Amado, en el caso de la deuda de la Municipalidad de Lima con Relima, el negocio consistía en que en el papel el concejo pagaría en diez años los 35.9 millones de soles, pero según lo pactado entre Miguel Garro Barrera y el gerente de Finanzas del municipio, Juan Blest García, la cancelación se haría de un solo golpe.

El brasileño sabía que eso era ilegal. Comunicore no tenía actividad. Era una pantalla. Y Garro, quien le había dicho que manejaba la compañía, ni siquiera aparecía como accionista.

"Tanto mi persona, como Miguel Garro, vimos la oportunidad de hacer un negocio personal", dijo. Por negocio personal no se entiende otra cosa que una ganancia fuera de la ley. Y de la mano de Miguel Garro, el hombre que estaba vinculado con el gerente Financiero del municipio, Juan Blest García, y que al mismo tiempo era propietario de Comunicore.


Así fue la consumación del delito, según Odilón Amado Jr.:

"Miguel Garro y yo organizamos un escenario en el que una tercera empresa (Comunicore) pudiera ser involucrada para hacer una oferta a Relima. El negocio con esa empresa sería la venta de la deuda (de los 35.9 millones de soles). (...) Miguel Garro me trajo la información que la empresa sería Comunicore, de su total confianza y manejo, para la realización de la operación. (...)  El negocio era propiciar una ganancia a la empresa Comunicore, en las personas de Miguel Garro y Rafael Ruíz (Contreras), quien era era el gerente general".

Amado incluso reveló cuánto ganó él por la ilegal operación:

"Yo iba a recibir un bono de éxito por la operación, equivalente a 160 mil dólares, y asumo que Miguel Garro también lo tendría. Le dejé a Miguel Garro el número de mi cuenta. Y, efectivamente, al final de la negociación de los pagos, yo he recibido una transferencia en mi cuenta en el Citibank de 100 mil dólares, y los 60 mil restantes, fueron transferido a una cuenta de un amigo en Nueva York llamado Maurilio Da Motta Filho, a cuenta de compromisos financieros que tenía con esta persona".

En su declaración ante la fiscal Fanny Quispe, Garro afirmó que le pagó a Odilón Amado un "bono de éxito" de 200 mil dólares. Pero pongamos que fueron 160 mil dólares para evitar enredos. Al cambio de la época, los 160 mil dólares representaban 547 mil 200 soles.

Si la Municipalidad de Lima pagó 35.9 millones de soles a Comunicore, y Comunicore le compró la deuda a Relima por 14.6 millones de soles, la empresa de Miguel Garro se quedó con 21.3 millones de soles.

Para las autoridades del caso, no hay duda de que Odilón Amado recibió la "comisión" de 160 mil dólares (547 mil 200 soles), del total que obtuvo Comunicore. Esto es, el 2.56% del total ganado por la empresa de Garro.

De modo que si Amado ganó una comisión de 2.56%,¿cuánto recibieron Miguel Garro y sus cómplices de la Municipalidad de Lima con quienes acordó el pago al contado de la deuda? Nadie trabaja gratis.

El propio brasileño Odilón Amado Jr. ofreció una pista a la fiscal Fanny Quispe:

"No tengo detalles porque todo el trámite era entre el área financiera de la Municipalidad de Lima, a través de Juan Blest, y el gerente financiero (de Relima) Miguel Garro", contestó Amado.

Juan Blest García, un hombre que trabajaba con Luis Castañeda desde 1978 y era parte de su círculo de extrema confianza en la municipalidad de Lima.







[1]  Jorge A. Contreras Rios, DNI 09582230, ICAC Nº 897, administrador, licenciado de las fuerzas armadas, abogado, magíster en ciencias militares, magíster en derecho penal, estudios de doctorado en derecho penal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada