Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

viernes, 14 de noviembre de 2014

México y Perú: ¿Violencia irracional en los conflictos, es la raíz que nos une?

 “Nadie puede ser condenado por sospecha”
el Digesto de Ulpiano, hace 1800 años,

Por Jorge Contreras[1]
Hechos de violencia, víctimas que pudieron evitarse, son casos que tienden a convertirse en ciclos de violencia continuos, y sin darnos cuenta, colectivamente, nos vamos viendo poco a poco, involucrados. Irracionalidad, angustia, ausencia de calma y reflexión, son los “orígenes de la violencia”, tampoco notamos que solo nosotros la podemos detener.  

Azuzados directa o indirectamente, por lo que consideramos la violación de nuestros derechos, clamamos y sin acudir a procedimiento pacíficos, ejercemos la violencia. En
la mayoría de los casos reaccionamos sin investigar ni comprender. Entonces esta violencia se erige entre nosotros, se torna en destrucción y caos, los que resultan afectados, no tendrán otra opción que continuar, con una seguidilla interminable de más violencia.

El Perjuicio social de la culpabilidad…
Estamos viviendo tiempos en los que sin reflexión alguna “…cuando creemos que hay algo malo acusamos sin pruebas. Sin respeto a la duda razonable o a la presunción de inocencia.”[2]  Claros ejemplos de este perjuicio social de culpabilidad, en los que “no” nos detenemos a pensar los encontramos a diario en temas como  “Corrupción Política”,  “Delitos contra la mujer”, “Delitos de violencia sexual contra menores”, “Delitos en casos, en los que los sospechosos son indigentes, alcohólicos, drogadictos, inmigrantes y a los que hoy se agregan ciudadanos árabes (más común en Europa). En América Latina, se presentan casos, en los que se recurre hasta a una “justicia popular inmediata”.  

México y Perú, dos países, donde florecieron las culturas Maya e Inca, son también países donde pareciera que las manifestaciones culturales y costumbres violentas se mantienen en el tiempo. Países donde los actores envueltos en conflictos y violencia, “condenamos sin investigar”, “sin conocer completamente los orígenes de los hechos”. A la violencia irracional, intempestiva se le añade la  agitación inusitada y multiplicadora, con “sesgos de política y poco de educación y de cultura”, como si el diablo se hubiera tomado las almas de los hombres allí involucrados y las utilizara para alcanzar sus fines.

¿Fueron ellos, los estudiantes los iniciadores?, o ¿fueron sus verdugos quienes sin pensar los ultimaron?, hoy la verdad sale a la luz, “todos nos unimos y clamamos justicia”, sintiéndonos afectados, solidarizándonos con la causa, sin comprender, notamos con tristeza, que pedimos lo imposible, no la sanción, sino “que vuelvan vivos”,  como si no fuera suficiente, y como si no bastará la violencia sufrida, ¿buscamos acaso alcanzar nuevos niveles de violencia?.

El padre de familia, victimado durante un desalojo en el norte del Perú
¿Fue la misma víctima, la que actuó con violencia para evitar el desalojo?, ¿fueron los encargados de hacer cumplir la ley los que iniciaron la violencia? Luego de que ocurrieran los hechos, como si fuera parte de un ciclo sin final, surgieron aquellos quienes buscaron más violencia a través de los reclamos.

¿Qué es más importante?
¿Que se multiplique la dimensión de los hechos ocurridos?, ¿Qué se determinen las causas de los hechos, para que no vuelvan a suceder?, ¿Qué los lideres tomen acción o que respondan con evasivas? Creo que todos estaríamos de acuerdo en que la mejor respuesta es la que detiene la violencia, la que determina que las causas se conozcan y que la justicia debe ser para todos.

Podemos revisar los diarios en cada caso y podemos darnos cuenta de las muchas equivocaciones que cometemos. Hoy en día, pocos se detienen a reflexionar ante los orígenes de la violencia, y peor aún, si nosotros somos los principales afectados.  Y entonces, como si con más violencia pudiéramos alcanzar la solución, no nos damos cuenta y terminamos envueltos en ella.  
         





[1]  Jorge A. Contreras Ríos, DNI 09582230, ICAC Nº 897, administrador, licenciado en ciencias militares, abogado, magíster en ciencias militares, magíster en derecho penal, estudios de doctorado en derecho penal.
[2] NIEVA-FENOLL, Jordi, “La duda razonable y la presunción de inocencia”. Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Barcelona, España.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada