Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

martes, 23 de diciembre de 2014

Vaticano: El catálogo de males, mensaje navideño del Papa Francisco

Desde la Sala Clementina, el papa Francisco resaltó en su mensaje navideño el catálogo de males que están al acecho y amenazan a la Iglesia y a la Curia romana[1], y que después de leerlo podemos entender que afecta a la humanidad. Está claro, que debemos tomar conciencia de ellos y predisponernos a desterrarlos. El papa Francisco mencionó 15 enfermedades, que consideramos padecen no solo la Curia Romana sino todas las Curias[2] de la humanidad.

La primera es "un miembro de la Curia que no se alimenta cotidianamente con el alimento (de Dios) se convierte en un burócrata". "una curia que no se autocritica, que no se
actualiza, que no trata de mejorarse, es un cuerpo enfermo. Una visita al cementerio los ayudaria.  "La enfermedad de los que se transforman en patrones y se sienten superiores y no al servicio de todos. Es la patología del poder.  El complejo de los elegidos, el narcisismo que mira apasionadamente la propia imagen que no ve la imagen de Dios impresa sobre el rostro de los otros, especialmente de los débiles y necesitados".

La segunda es la "enfermedad del martalismo, que viene de marta[3], la enfermedad de los que "se sumergen en el trabajo descuidando la parte mejor, la de sentarse a los pies de Jesús". "Descuidar el necesario reposo lleva al stress y a la agitación, un tiempo de reposo para transcurrir con los familiares es necesario, como es necesario respetar las vacaciones como momentos de recarga espiritual y física".

La tercera enfermedad, siguió Francisco, "es la del endurecimiento mental y espiritual, el corazón de piedra y de cuello duro, de los que en el camino pierden serenidad interior, audacia y se esconden bajo los papeles convirtiéndose en máquinas de prácticas y no hombres de Dios".

La cuarta es la "enfermedad del excesivo trabajo y planificación, en que se planifica todo minuciosamente convirtiéndose en un contador: preparar todo bien es necesario pero sin pilotear la libertad del Espíritu es más género que cualquier planificación". "impide llorar con los que lloran y alegrarse con los que se alegran"

La quinta es "enfermedad de la mala colaboración y coordinación: cuando los miembros pierden correspondencia entre ellos, la Curia se convierte en una orquesta que produce ruido, porque sus miembros no colaboran y no viven el espíritu de gracia".

La sexta es la enfermedad del Alzheimer[4] espiritual, olvidar la historia de la salvación, la historia personal del Señor, del primer amor, en que se ha perdido la memoria del encuentro con el Señor y se depende de las propias pasiones, caprichos y manías, construyendo alrededor muros y costumbres" se trata, de la declinación progresiva de las facultades espirituales, que en un tiempo más o menos largo hace a la persona o al grupo incapaz de una actividad autónoma....".

La séptima es la enfermedad de la "rivalidad y la vanagloria" de quienes ven solo la "apariencia, los colores de los vestidos y las condecoraciones e insignias como objetivo de la vida, considerando a los otros según su propio interés. Nos llevar a ser falsos y a vivir un falso misticismo."

La octava es la esquizofrenia[5] existencial, que está presente en los que viven "una doble vida fruto de la hipocresía típica del mediocre" y afecta a aquellos que "han abandonado el servicio pastoral sólo para hacer los asuntos burocrático"

La novena, la de los "chimentos[6] y murmuraciones,  "Las habladurías y los cotilleos[7]" de las personas que no tienen el coraje de hablar directamente y hablan por la espalda.

La décima, la "enfermedad de divinizar a los jefes, de los que victimas del carrerismo[8], hacen la corte a los superiores para obtener la benevolencia y agrandar su oportunismo.

La undécima "enfermedad de la indiferencia hacia los otros, cuando cada uno piensa en sí mismo.

La doceava, la enfermedad de las "caras fúnebres, de las consideran que para ser seres es necesario mostrar el rostro de la melancolía y tratar a los otros, los considerados inferiores, con rigidez y arrogancia".

La treceava, la enfermedad de los "acumulados de bienes materiales, con los que tratan de llenar un vacío existencial acumulando más”.

La catorceava, la enfermedad de los "círculos cerrados, donde la pertenencia al grupito se hace más fuerte que la al cuerpo y a Cristo mismo".


y por último, la de la "mundanidad y el exhibicionismo" en que por el "provecho mundano, del exhibicionismo, se transforma el servicio en poder y su poder en mercadería para obtener provechos mundanos o para lograr más poder".


Sin duda un mensaje de buenas intenciones para todos….



[1] La Curia Romana o Curia Vaticana es el conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia católica. Está compuesto por un grupo de instituciones, denominadas dicasterios, bajo la dirección del Papa, que ejercen las funciones legislativas, ejecutivas y judiciales. Se coordina y proporciona la necesaria organización central para el correcto funcionamiento de la Iglesia y el logro de sus objetivos. La potestad de la curia romana se considera vicaria del papa
[2] Cortes y Consejos en los reinos medievales y sistemas de gobierno hispánicos.
[3] Lucas 10:38-42 “Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada”. Martha era una mujer muy ocupada. Cocinaba, cocía, limpiaba. Estaba ocupada con muchos quehaceres, dice la Palabra. Estaba tan ocupada, que básicamente no reconoció que el Señor había entrado a su casa. Estaba tan ocupada, que ya no notaba Su presencia. Estaba tan ocupada que ya no tenía tiempo de sentarse a Sus pies a escuchar Su Palabra – el servicio tenía mayor prioridad para ella. Estaba tan ocupada, más allá de sus habilidades, que se quejaba con el Señor: “¿Porqué nadie me ayuda a servir?… por favor dile a María que se levante y me ayude”.
[4] Es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que mueren las células nerviosas (neuronas) y se atrofian diferentes zonas del cerebro.
[5] Es un diagnóstico psiquiátrico que se usa para personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizado a menudo por conductas que resultan anómalas para la comunidad, y falta de percepción de la realidad, alteraciones en la percepción o en la expresión de la alteración de la realidad.
[6] Chisme
[7] Noticia o comentario, verdadero o falso, sobre las vidas ajenas con lo que se pretende hablar mal de alguien o enemistar a unas personas con otras.
[8] Carrera, Profesión, Trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada