Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

domingo, 11 de enero de 2015

Perú: el teatro como vehículo para trasmitir un sentimiento de rechazo

Por Jorge Contreras[1]
Polémica ante una representación teatral. El fin ulterior, promover una imagen de rechazo a representantes de las Fuerzas Armadas. Ese sería el fin de la obra “La Cautiva”. En un contexto similar, Platón formuló su conclusión en la que el teatro es el lugar donde unos ignorantes son invitados a ver a unos hombres que sufren, donde la escena teatral ofrece un “pathos[2]”, cuyo uso típico sería intentar transmitir a la audiencia un sentimiento de rechazo hacia el sujeto de un juicio para intentar con eso influir en su sentencia. En este sentido se puede decir crear en la audiencia un sentimiento de rechazo hacia el sujeto juzgado, al margen del hecho que se está juzgando, en el sentido etimológico de la palabra. La conclusión es claramente política, la obra apuntaría a provocar rechazo. A quien ¿a las Fuerzas Armadas?, ¿a personajes públicos militares de actualidad?.  

La Investigación….
Es por ello que la Dirección contra el terrorismo (Dircote) de la Policía Nacional investiga
a los productores, directores y actores de la obra “La Cautiva” por el presunto delito de apología al terrorismo. Según revelara el programa de televisión “Panorama” un informe sobre la obra da “una descripción de violación sistemática de derechos humanos por las fuerzas del orden y da a conocer subrepticiamente los objetivos de la organización sendero luminoso.”   

Sustentos de fondo….
Tal como describiera Jacques Ranciere en "el espectador emancipado" [3], en el teatro hay dos aspectos cruciales 1) el espectador concurre a "mirar", sin conocer y 2) permanece ante una apariencia, ignorando el proceso de producción de esa apariencia o la realidad que ella recubre[4]. De esta manera, los directores hacen empleo de la paradoja del "maestro ignorante" o de la lógica del "pedagogo embrutecedor", en donde el espectador (alumno) aprende del maestro algo que el maestro mismo no sabe o que intencionadamente desea. Lo aprende como efecto de la maestría  que lo obliga a buscar y verificar esta búsqueda. Pero no aprende del saber del maestro[5].

Entonces el efecto resultante, es un punto esencial, en el cual, los espectadores ven sienten y comprenden algo, en la medida en que componen "su propio poema"[6].  Es una cosa de la cual nadie es propietario, de la que ninguno posee el sentido, que se erige entre dos (emisor – espectador), descartando toda trasmisión de lo idéntico, toda identidad de la causa efecto.[7] 
           
Finalmente, en su obra “La sociedad del espectáculo”, Guy Debord[8]  presenta las palabras de Feuerbach:
“Y sin duda nuestro tiempo...
prefiere la imagen a la cosa,
la copia al original,
la representación a la realidad,
la apariencia al ser...

Lo que es sagrado para él no es sino la ilusión,
Pero aquello que es profano es la verdad.
Más aún, lo sagrado se engrandece a sus ojos a medida que
decrece la verdad y que la ilusión crece, tanto y tan bien
que el colmo de la ilusión
es también para él el colmo de lo sagrado.”



[1] Jorge A. Contreras Ríos, DNI 09582230, ICAC Nº 897, administrador, licenciado en ciencias militares, abogado, magíster en ciencias militares y derecho penal, estudios de doctorado en derecho penal.
[2] En la Retórica de Aristóteles (libro 1, 1356a), el pathos es el uso de los sentimientos humanos para afectar el juicio de un jurado. Un uso típico sería intentar transmitir a la audiencia un sentimiento de rechazo hacia el sujeto de un juicio para intentar con eso influir en su sentencia. En este sentido se puede decir que crear en la audiencia un sentimiento de rechazo hacia el sujeto juzgado, al margen del hecho que se está juzgando es, en el sentido etimológico de la palabra.
[3] RANCIERE, Jacques, (2010). “El espectador emancipado” Bordes manantial. La Fabrique Edtion. (2008) Traducción Ariel Dilon. Buenos Aires. Argentina.
[4] RANCIERE, Jacques, (2010). “El espectador emancipado” Bordes manantial. La Fabrique Edtion. (2008) Traducción Ariel Dilon. Buenos Aires. Argentina. Pág 10.
[5] RANCIERE, Jacques, (2010). “El espectador emancipado” Bordes manantial. La Fabrique Edtion. (2008) Traducción Ariel Dilon. Buenos Aires. Argentina. Pág 20.
[6] RANCIERE, Jacques, (2010). “El espectador emancipado” Bordes manantial. La Fabrique Edtion. (2008) Traducción Ariel Dilon. Buenos Aires. Argentina. Pág 20.
[7] RANCIERE, Jacques, (2010). “El espectador emancipado” Bordes manantial. La Fabrique Edtion. (2008) Traducción Ariel Dilon. Buenos Aires. Argentina. Pág 21.
[8] DE BORD, Guy (1967) “La sociedad del espectáculo”.  Editorial Buchet-Chastel, París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada