Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

miércoles, 25 de febrero de 2015

La actitud y el médico del siglo 21

Tomado de The Lancet Volumen 3, No. 3, E126-E127, marzo 2015
En el siglo 21, se hace más evidente que nunca la incontenible necesidad global del cuidado de la salud, que hoy se manifiesta no sólo a través de los brotes de enfermedades infecciosas y la propagación de la resistencia a los antibióticos, sino también, a través del florecimiento de enfermedades no transmisibles y como resultado de los crecientes problemas planetarios como es caso del cambio climático.[1] Mucha atención se ha dedicado al diseño de un plan de estudios médicos adecuados para el futuro, [2], Que da respuesta a tres interrogantes especialmente importantes. ¿Cuál es el papel del médico moderno, ¿cómo pueden las escuelas de medicina satisfacer las necesidades de un médico moderno, y cómo la responsabilidad de un médico para su paciente deberá conciliarse con otros, más allá de los alcances de la clínica local, nacional y globalmente?

Los organismos médicos profesionales enfatizan cada vez más la importancia de los médicos
para comprender el contexto global de la salud y su papel en su defensa, [3], [4] Sin embargo, temas como el cambio climático nos muestran diferencias en los debates.[5] Cada vez es más notorio, que las causas que dan origen a la mala salud, yacen más allá de esa esfera médica de atención directa a la salud, sin embargo, son los médicos los llamados a enfrentar la gama de problemas en los que florecen la amplia gama de enfermedades transmisibles y no transmisibles.

La creciente evidencia sobre los determinantes sociales en la salud, junto a los descubrimientos de las investigaciones científicas del comportamiento, resaltan como la salud se está viendo afectada por el ambiente. La Comisión sobre Determinantes Sociales de la salud, de la OMS en el 2008,[6] constituye un documento histórico que presenta evidencia empírica que se puede utilizar para hacer cambios mundiales de la política actual. El trabajo resaltó a toda la amplia gama de partes interesadas, que la salud, que incluye factores de riesgo médicos tradicionales como el tabaquismo, la obesidad y la hipertensión, están intrínsecamente enlazada con circunstancias ambientales locales, incluyendo variables como riqueza, vivienda y seguridad en el empleo. Por ello, al interior de la profesión médica, el grado en el que los médicos deben abordar estos factores sociales determinantes está en medio de un debate.

Esta discusión se da en el contexto de una transición entre la medicina paternalista, donde "doctor  sabe lo mejor", a la atención orientada del paciente. En muchos países, este cambio significa una reacción contra la autoridad de la profesión médica en su conjunto. Aunque hay un grado de resistencia a abordar los factores de riesgo no médico, tanto desde dentro como desde fuera de la profesión médica, la necesidad de una voz fuerte y unificada para el cuidado de la salud en todos los niveles del discurso social y político rara vez ha sido mayor de lo que es hoy dia.6 Hace 35 años, James McCormick[7], pionero de la medicina general moderna,  describió el "compromiso de la profesión médica con las personas" y advirtió de la tendencia a reducir el papel del  médico a la de una  "figura paternal o un fontanero”. El alerta de esta falsa concepción que los médicos pueden ser como los "fontaneros" (es decir, que realizan eventuales  tareas clínicas), o como consejeros, o activistas es más importante que nunca. El trabajar con pacientes en una relación de igualdad se alinea perfectamente con el deber de un médico hacia los pacientes y su rol como defensor del cambio, tanto en el lugar de trabajo, como en la comunidad local, nacional o global.

La salud no puede considerarse de manera aislada, y tampoco el papel del médico puede considerarse desprendido de los amplios y variables determinantes  de la salud. Por supuesto, el grado en que la práctica médica se alinea con las necesidades locales es diferente en cada país; la alta y creciente medicación y el mercantilismo de la atención de salud en entornos de altos ingresos contrasta fuertemente con el de un mayor enfoque de salud  en otras comunidades.[8] La Comisión de The Lancet sobre Educación Médica, 2 considerado una colaboración entre los 20 principales esfuerzos profesionales de medicina en el mundo, propone una visión compartida en la que "todos los profesionales de salud, en todos los países deben ser educados para movilizar conocimientos y participar en el raciocinio crítico y la conducta ética para alcanzar competitividad al participar en sistemas de salud dirigidos a la atención de pacientes y comunidades como  miembros de equipos de respuesta conectados local y globalmente".

En el corazón de esta visión yace un cambio en la actitud del médico del siglo 21, apuntalado a un cambio de énfasis en los planes de estudio, que de forma a la manera médica como los  conocimientos y habilidades se adquieran  y practiquen. Este cambio en actitud rodea muchas aspectos: proporcionar a los pacientes la mejor atención médica posible sobre la base de sus necesidades, abogar por cambios cuando se detiene el derecho a la salud; asegurar que los hospitales funcionen bien y que las preocupaciones de los trabajadores sean escuchadas y se actué de manera transparente; no sólo tratar a los pacientes que nos tocan la puerta, sino hacerle frente a las causas subyacentes de la enfermedad, incluyendo las desigualdades en la atención de salud en toda la sociedad; hacer preguntas, como en interés de quien está la fuga de cerebros de los profesionales médicos de los países de bajos ingresos a los países de altos ingresos; hacer frente a las desigualdades mundiales en materia de salud, incluido el acceso equitativo a los medicamentos y a la atención médica; y asumir la responsabilidad por la humanidad hoy y a futuro. Con problemas como el cambio climático, uno no debe enterrar la cabeza en la arena, mas bien debe abogar por las causas de justicia, así como los en busca de los beneficios de un estilo de vida en condiciones de bajo consumo de carbón.

La amplitud y profundidad de los conocimientos médicos combinada con la perspicacia clínica siempre estarán en el corazón de la consulta médica. Sin embargo, los médicos deben ser alentados y capacitados para hacer frente a la mala salud y a la injusticia, ya que los médicos entran en una era en la que todos sirven como "doctores de la sociedad", [9] y no simplemente descargan estos deberes en los profesionales de la salud pública.

A medida que se establecen nuevas funciones de los médicos y se dan a conocer nuevos planes de estudio, la profesión médica haría bien en prestar atención a las palabras de KR Sethuraman: "Los médicos del mañana reciben las enseñanzas de los profesores de hoy, utilizando los planes de estudio del pasado". Esta trampa debe evitarse. Un vínculo común en la humanidad debe unir en el mundo a médicos y a la prestación de los servicios de salud, y para que este enlace tenga éxito, toda la profesión médica deberá estar a bordo.

Se declara que este artículo no tiene ningún tipo de intereses.




[1] Horton, R, Beaglehole, R, Bonita, R, Raeburn, J, McKee, M, y Wall, S. “De salud pública a salud del planeta: un manifiesto”. Lancet. 2014; 383: 847
[2] Frenk, J, Chen, L, Bhutta, ZA et al. « Profesionales de la salud para un nuevo siglo: educación transformadora para fortalecer los sistemas de salud en un mundo interdependiente”. Lancet. 2010; 376: 1923-58
[3] Autoridad de Salud y Medicamentos Danesa. “Siete funciones de los médicos”. Autoridad de Salud y la Medicamentos Danesa, Copenhague; 2014
[4] Real Colegio de Médicos. ¿Cómo los médicos pueden cerrar la brecha. Declaración de política del RCP 2010. Real Colegio de Médicos, Londres; 2010
[5] Godlee, F. Cambio Climático. BMJ. 2014; 349: g5945
[6] Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud. Informe final de la CDSS. Subsanar las desigualdades en una generación: alcanzar la equidad sanitaria actuando sobre los determinantes sociales de la salud. Organización Mundial de la Salud, Ginebra; 2008
[7] McCormick, JS. “El médico: figura paternal o fontanero”. Croom Helm, Londres; 1979
[8] Harris, M y Haines, el Programa de Salud Familiar de A. Brasil. BMJ. 2010; 341: c4945

[9] Asociación Médica Americana. “Declaración de Responsabilidad Profesional: el contrato social de la medicina con la humanidad”. Mo Med. 2002; 99: 195

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada