Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

miércoles, 8 de abril de 2015

Interrogar sin confrontación: Obtención de Confesiones de pandilleros callejeros

Tomado del Boletín del FBI, para mejor aplicación de las leyes
Por John J. Guzmán, M. S.[1]
Traducción Jorge Contreras
La actividad criminal de pandillas es de largo alcance. Un informe reciente del Centro de Inteligencia Nacional de Pandillas del FBI estima que aproximadamente 1,4 millones de personas pertenecen a pandillas en todo el país. Sus miembros se distribuyen en más de 33 mil calles activas, en las cárceles  y en bandas de motociclistas fuera de la ley.[2] Desde la década de 1980 las pandillas conocen y tienen en cuenta, los métodos y técnicas de interrogatorio por parte de los agentes del orden.

La mayoría de los miembros de las pandillas no tienen miedo, ni son fácilmente
intimidados por la policía ya que provienen de un ambiente donde el miedo y la intimidación son la norma. La lealtad y el orgullo son importantes para las pandillas y el respeto equivale al miedo. [3] Cuando los pandilleros dicen "Él no me respeta lo suficiente", por lo general significa "No me teme lo suficiente." La venganza también es una alta prioridad dentro cultura de las pandillas. De no tomar represalias cuando una banda rival ha victimizado a un pandillero es un signo de debilidad y disminuirá la reputación de una pandilla. Cooperar con la policía, o "delatar", es inaceptable y puede conducir a accidentes mortales. Los pandilleros viven por un código de silencio que hay que romper a través durante un interrogatorio.

"El enfoque de interrogatorio sin confrontación evita colocar a un pandillero
 en una situación en la que de inmediato puede negar su implicación en un delito".

Los agentes del orden, deben ser conscientes de que los pandilleros son expertos en la lectura del comportamiento. Ellos han desarrollado sus capacidades de observación, como un medio de supervivencia en las calles, influenciados por sus experiencias pasadas con agentes de la policía, con lo que les han dicho,  los miembros mayores de la pandilla, y con lo que se presenta en los medios de comunicación. Durante un interrogatorio, los agentes de la ley deben ser conscientes de su propio comportamiento. Cualquier signo de debilidad o incertidumbre trabajará a favor de un los miembros de una pandilla.

Inconvenientes de confrontación…
La mayoría de los miembros de la banda han experimentado el método de confrontación tradicional de interrogatorio. Una vez detenidos esperan ser confrontado por el investigador de tal manera que ellos puedan negar repetidamente las acusaciones. A menudo, los pandilleros creen que les irá mejor si se divulga menos. Cuando los agentes del orden, utilizan un enfoque agresivo con los pandilleros, sin saberlo, le están dando a los sospechosos una ventaja. Los pandilleros pueden anticipar el conflicto que crea una confrontación y pueden enfrentar directamente a un interrogador agresivo, por lo tanto, crear un entorno más difícil y volátil en el cual comunicarse. Cuando un segundo oficial entra en el interrogatorio, el pandillero anticipa la rutina del "policía bueno, y el policía malo", dándose cuenta de que simplemente es otra táctica para obtener y asegurar una confesión.

Enfoque no confrontacional…
El enfoque de interrogatorio sin confrontación evita la colocación de los pandilleros en una situación en la que de inmediato puedan negar su implicación en un delito. Esta técnica obliga a los miembros a improvisar una estrategia diferente, ya que esperan una acusación directa que nunca ocurre. Al no tener para esta técnica, un punto de referencia en sus experiencias pasadas, carecen de confianza para responder y para hacerse con el control del interrogatorio. Los sospechosos pueden tratar de sacar al interrogador de la estrategia de no confrontación y llevarlo a un enfoque más agresivo, en el que tienen más experiencia. Pandilleros de Generación diferentes (X e Y), son ideales para un enfoque no confrontacional, ya que es más colaborativo y comunicativo que el enfoque tradicional de la acusación directa.

“Los sospechosos pueden tratar de sacar al interrogador de la estrategia de no confrontación y llevarlo a un enfoque más agresivo en el que tienen más experiencia.”
Similar a otros delincuentes, los pandilleros tienden a confesar cuando creen que su culpabilidad ha sido establecida y existen pruebas convincentes de su participación. El enfoque de no confrontación protege la evidencia disponible, evitando su exposición a los sospechosos. Este enfoque evita que los sospechosos ataquen la evidencia directa o emitan inferencias de cómo puede haberse obtenido la evidencia. Los pandilleros están, por ello limitados en su capacidad para defenderse, porque no pueden saber exactamente lo que sabe el interrogador, que es lo que han identificado los testigos, que evidencia física se ha recuperado, y si su culpabilidad ha sido confirmada.
Contrariamente a la actitud de confrontación, el investigador desarrolla varias racionalizaciones antes de que acusar al sospechoso. El interrogador utiliza una pregunta en la que asume o presume, de manera suave que la culpabilidad del sospechoso ya ha sido establecida cuando la acusación final se hace. Las racionalizaciones en forma de historias minimizan la gravedad de la ofensa y dan a los pandilleros la oportunidad de justificar su conducta desviada psicológicamente. Los ejemplos típicos incluyen estímulo en el momento de las acciones, la venganza, la presión financiera, o la presión de grupo. Una de las razones que esto funciona bien en los interrogatorios se relaciona con la adicción de las pandillas a la aprobación. Una vez que alguien se une a una pandilla, la persona busca la aprobación de los miembros de pandillas líderes y compañeros de la pandilla. Empleando esta explicación, los pandilleros bajo cuestionamiento son inducidos a la oportunidad de defender sus acciones.

Fases de interrogatorio…
El enfoque no confrontacional contiene cuatro fases críticas. La primera fase consiste en la verificación de la información personal y establecer una buena relación en un esfuerzo por identificar las conductas veraces de los miembros de las pandillas y desarrollar una conexión entre el investigador y el sospechoso. Los miembros de las fuerzas del orden pueden mostrar respeto y empezar a desarrollar una relación a través del acercamiento con un fuerte apretón de manos y un saludo no condescendiente.
La segunda fase es compatible con el método de declaración introductoria. Durante esta fase los investigadores tocan sus antecedentes y explican su papel en los casos con sospechosos. Los agentes oficiales también detallan cómo ocurrieron los crímenes y cómo las investigaciones identifican a los autores. En 5 críticos minutos los investigadores pueden establecen su propia credibilidad e inducen a los pandilleros a convencerse a sí mismos que ya están atrapados sin permitirles la oportunidad de esconderse detrás de una negación directa.

"La racionalización en forma de historia minimiza la gravedad de la ofensa
y da a los pandilleros la oportunidad de justificar su conducta desviada psicológicamente."

La tercera fase consiste en racionalizar con pandilleros en tercera persona para ayudar a salvar las apariencias mientras admiten su culpabilidad. El interrogador ofrece excusas o razones para justificar psicológicamente la conducta criminal de los sospechosos.
La cuarta fase empieza acusando a los sospechosos, utilizando una pregunta que asume o presume culpabilidad por anticipado. Una vez que los miembros de pandillas admiten por primera vez, la fase se continuara desarrollando, con los detalles restantes a cada delito en el que los sospechosos han estado involucrados. Finalmente, un cierre profesional, específico para cada caso o jurisdicción, será el que concluya el proceso de interrogación.

Conclusión…
El enfoque de interrogatorio no confrontacional funciona bien con pandilleros pícaros porque evita conflictos y rechazos, persuade sin ser agresivo, y vincula las razones más comunes por las cuales las personas confiesan-admiten su culpabilidad, con la esperanza de clemencia, sintiendo que no tienen salida a menos que confiesen, estando orgullosos de lo que hicieron, ganando estatus dentro de la pandilla, y poniendo su toque personal a la historia. Este enfoque dirige a los  sospechosos a creer que están siendo entrevistados cuando la declaración introductoria es, de hecho, un interrogatorio. Al mismo tiempo, esta técnica permite a los pandilleros un mecanismo de defensa  ofreciendo la oportunidad a través de un giro positivo de la situación. También puede aliviar cualquier sentimiento de culpa que tenga el interrogado sin animarlo a mentir al investigador.


[1] Para obtener información adicional al Sr. Guzmán se puede contactar en jguzman@wz.com.
[2] Departamento de Justicia de EE.UU., Oficina Federal de Investigaciones, Centro Nacional de Inteligencia de Pandillas, 2011 Evaluación de la amenaza de Pandillas Nacionales  (Washington, DC, octubre de 2011): 9.
[3] Entrevista con un Albuquerque, Nuevo México, miembro de la pandilla de la calle 25 de enero de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada