Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

viernes, 15 de mayo de 2015

Perú: La Defensa del Estado de Derecho cuando el mal es la corrupción

Por Jorge Contreras[1]
Las tragedias de Chernobil (Ucrania) hace 30 años y la de Fukushima (Japón) el 2011, muestran el peligro al que se expone un Estado, no por lo imprevisto de los desastres artificiales o naturales sino por los “errores en la percepción y previsión” de los lideres.  En el Perú, probablemente también tengamos una percepción equivocada del origen de los males. Este mes de mayo, la enfermedad social tiene su origen en la corrupción, primariamente en algunas autoridades, seguida de algunos lideres e integrantes de nuestra misma sociedad. La respuesta del gobierno debe ser con Justicia a cada quien según sus responsabilidades si quiere ganar confianza y la participación de la población, sin embargo la escasa seguridad y predictibilidad de un buen manejo de las leyes trae otros resultados.

■ Juzgando al gobierno…
Recursos y Resultados son "fuertes"  indicadores para evaluar el desempeño o
rendimiento de un gobierno. A ello se han añadido indicadores "suaves" como la satisfacción ciudadana o la satisfacción del usuario. “A mayor calidad de gobierno, mayor confianza” y dicho al revés “a mayor confianza, mejor gobierno”. [2]

Los casos “Orellana, Oropesa, la compra de Ambulancias, Pañales, etc”, son el origen número 1 de los escándalos nacionales de corrupción, bien por cuenta propia o por alianzas con el crimen organizado. Estos se han originado con personajes en las esferas del gobierno, (congreso, fiscalía, autoridades regionales, municipales). En este caso el gobierno no debe ser juzgado como un todo.  En honor a la independencia de poderes, la Presidencia no puede ser juzgada por los escándalos en los poderes, parlamento y regiones.  Sin embargo si no se aplica Justicia, la percepción hará perder la confianza y caerá la participación y el apoyo.  Si cada institución del gobierno están destinada a regir con equidad, autorizadas para brindarnos servicios, y tienen asegurados sus sueldos y presupuestos con la caja del estado, lo menos que debería hacer es cumplir. Hoy se nota una diferencia entre los beneficios de los que trabajan para el gobierno y los beneficios que recibe la sociedad.

■ Juzgando a los políticos….
“La confianza entre las comunidades y los políticos es el resultado del estado de relación/discriminación entre estos grupos, de su estado económico, y de cómo es que cada uno de ellos observa la conducta del otro,
en otros términos estos ingredientes son vitales
para estrechar la confianza entre una comunidad y sus políticos.” 

Como resultado del caso “Oropesa”, se ha descubierto escandalosas relaciones entre narcotraficantes y políticos, incluidos miembros de gobiernos anteriores y actuales. Algunos de estos partidos, han aceptado la participación de estos grupos por años. Por ello algunos de estos partidos, lideres y representantes oficiales han ido perdiendo representatividad, militantes y hoy nadie les cree.

■ Juzgar a la sociedad en el conflicto social por los recursos….
Ad portas del Tercer Milenio, el conflicto social por los recursos, es un patrón singular de conducta desviada en todas las naciones.  El conflicto social por los recursos es visto como  “lucha por la supervivencia”.

El tema de lucha por la supervivencia, hoy de moda, ha influenciado para que el mundo se oriente a la protección de los más débiles, de las victimas de genero como la mujer, los niños  y a los grupos minoritarios.  Po ello, este tema, es pan de cada día de muchas ONGs y por ello demanda estudios especiales.

En el caso del Proyecto Tía María, al igual que muchos otros, a pesar de contar con estudios favorables, los gobiernos son responsables de no haber enfrentado este tema con profesionalidad científica, enfrentándose a la predica de las ONGs dedicadas a fondo en estos temas.
A ello, se añade que los movimientos políticos sociales han trabajado mejor que el gobierno. Las protestas muestran orden en las organizaciones populares. Hay que destacar su intersectorialidad  y multidisciplina entre los varios frentes regionales.  Sin embargo la corrupción entre sus principales y mas altos  advenedizos dirigentes (audio pidiendo dinero) apunta a la manipulación de las organizaciones populares. Por ello, se demanda la sanción de toda ilegalidad con todo el peso de la ley.  En cuanto al Proyecto, una propuesta alejada del históricamente productivo Valle de Tambo, podría haber sido más adecuada, manteniendo sus objetivos productivos.

■ Una palabra acerca de las leyes….
“Normas y leyes actuales incorporan largos contenidos subliminales
que son por lo general visiones utópicas y discursos relacionados
a la ampliación de la especialidad en el tema y al progreso alcanzado,
 que en la práctica no se alcanzan”.   
En este punto, solo nos basta revisar el reciente caso de nuestra actriz ayacuchana Magaly Solier en su reciente demanda , para entender que en la justicia peruana no se obtiene justicia y el gobierno termina siendo el responsable.

■ Finalmente la prensa y su efecto, en la confianza en el gobierno….
Mientras que algunos pueden afirmar que la prensa puede ejercer un efecto nocivo en el nivel de confianza de la población en el gobierno, otros sostienen que la relación entre la prensa y el gobierno es recíproca. "A buen gobierno, buena prensa".

Los resultados de las investigaciones, señalan que aquellos con un bajo nivel de confianza en el gobierno no cambian de parecer con la prensa y que aquellos que tienen más confianza en el gobierno, aumentarán su confianza, porque todo depende de “con que grupo estés relacionado y que expectativas tengas”.[3]


[1] Jorge A. Contreras Ríos, DNI 09582230, ICAC Nº 897, administrador, licenciado en ciencias militares, abogado, magíster en ciencias militares, magíster en derecho penal, estudios de doctorado en derecho penal.
[2] Geert Bouckaert and Steven Van de Walle (2003) "Comparing measures of citizen trust and user satisfaction as indicators of ‘good governance’: difficulties in linking trust and satisfaction indicators". doi: 10.1177/0020852303693003
[3] James M. Avery. (2009) "Videomalaise or Virtuous Circle? The Influence of the News Media on Political Trust" doi: 10.1177/1940161209336224

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada