Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

viernes, 1 de mayo de 2015

Problema vecinal en auge: el alzheimer, la demencia senil y el abuso de ancianos

Traducción y comentario Jorge Contreras[1]
El 11 de abril del 2015, a las cinco de la tarde,  una pareja de adultos mayores en uno de los Comités Vecinales del distrito de Pueblo Libre, en Lima, fue víctima de hurto agravado en su casa, mientras ellos se encontraban fuera atendiendo servicios religiosos en la parroquia San Juan Apóstol a escasa  cuadra y media de su casa. Delante de los ojos de la cuidadora del frente, mientras esta regaba el jardín, los ladrones se dieron maña para robar pertenencias y salir saludando como normales residentes. El diagnostico, un Comité Vecinal desintegrado, una vecindad individualizada y con desconfianza, unido a un aumento de interés delincuencial y de compradores de casas para construir edificios. Si los vecinos de un Comité Vecinal no están integrados, las circunstancias son peores para los ancianos, pues ellos son la parte más débil de la comunidad. Por ello los invitamos a leer este artículo y a fomentar la solidaridad vecinal hacia ellos. En nombre de la Seguridad Ciudadana, llegará el día en que todos seremos ancianos.    

Tomado de COPS, Despacho de Policía Comunitaria
Por Faye Elkins[2]
Son vecinos, amigos, abuelos, tíos, quizá incluso su hermano o cónyuge, gente buena que ahora  vive enfrentando las garras de una terrible enfermedad: la enfermedad de Alzheimer. Según las últimas cifras de la Asociación de Alzheimer, más de cinco millones de estadounidenses sufren de esta enfermedad ahora, y cada 67 segundos alguien nuevo es diagnosticado con él. [3]
La protección de estos ciudadanos, así como aquellos que sufren de otras formas de demencia senil y ancianidad cuya discapacidad física les hace vulnerables, es un reto cada vez mayor para la ley. En el año 2012, el número de estadounidenses de 65 años o más fue de aproximadamente 43 millones; Para el 2040, cuando el último de esta generación  sea de 70 años, el mismo número estará en casi 80 millones. A pesar de que los ancianos no actúan intencionalmente, muchas
de estas personas mayores se meten en problemas o causan serios problemas debido a sus disminuidas capacidades mentales o físicas.

500.000 nuevos casos de Alzheimer cada año
  • Mientras que la mayoría de adultos de la tercera edad tienen pleno dominio de sus facultades mentales, el número de personas que sufren de demencia crece constantemente. La Asociación de Alzheimer proyecta que cerca de 16 millones de estadounidenses tendrán esta enfermedad para el año 2050. Además, hay otras 60 formas de demencia, así como enfermedades como la diabetes, que también pueden afectar el juicio y el comportamiento.
  • Conforme pasa el tiempo, los agentes de policía se verán más frecuentemente involucrados con estas personas o con sus cuidadores, 1) podrán estar a la búsqueda de estas personas perdidas, o peor aún,  2) tratando de encontrarlos conduciendo vehículos en cualquier camino,  3) rescatándolos de hogares de ancianos con personal enfermero  abusivo, o 4)  interviniéndolos  en otras situaciones de crisis.
  • Lo que complicará los servicios es la incapacidad de las víctimas de comprender, y más de explicar, lo que están haciendo o lo que les está sucediendo. También pueden tener miedo de sus tutores o del mundo en general, incluidos los agentes de policía. Para empeorar las cosas, algunas condiciones médicas pueden convertirlos en poco cooperativos, perjudiciales, e incluso violentos.

Los verdaderos culpables: Las condiciones médicas…
  • Un ejemplo reciente es el de un hombre diabético de 78 años de edad al que la policía en Portsmouth, Nueva Hampshire le aplicó una descarga eléctrica de Taser.  Cuando el hombre, conducía su vehículo  de manera errática, este se estrelló con autos estacionados, y un agente de policía trató de detenerlo. Pero él, siguió conduciendo, golpeando otro vehículo, y a continuación, golpeando el coche de patrulla. Debido a que el conductor no obedeció las órdenes de detenerse y estando en su asiento hiciera un movimiento extraño cuando el agente se acercó, el agente pensó que el conductor podría estar tratando de sacar un arma y utilizó en el dispositivo de aturdimiento por dos veces.
  • Después dela llegada de los bomberos, estos determinaron que el conductor era diabético con un bajo nivel de azúcar en la sangre y que estos individuos diabéticos en esa condición puede mostrarse combativos y muy enojados. Corey  MacDonald, el segundo jefe de la policía de Portsmouth, agregó: "Nuestros agentes de policía no son paramédicos”. Este conductor para ellos, fácilmente habría podido estar bajo la influencia de alcohol o drogas o participar en una  conducta delictiva premeditada". [4]

■ Buscando vagabundos…
  • La causa más común de llamadas de ayuda por comportamiento perturbado es la demencia, la enfermedad de Alzheimer en particular. Debido a problemas de memoria y juicio, estos individuos pueden olvidarse de pagar por las cosas al hacer compras; llamar a la policía sobre incidentes que no tienen lugar en realidad; o exhibir un comportamiento inadecuado y hasta incluso criminal. También son propensos a deambular y si no se les encuentra dentro de las 24  horas, y tienen más probabilidades de que mueran o sufran lesiones graves.
  • Se requiere la intervención de la policía en todos estos incidentes y fundamentalmente en la búsqueda de las personas perdidas. En respuesta al creciente número de llamadas por este servicio, la Asociación de Alzheimer ha desarrollado el programa “Retorno Seguro” de la Asociación de Alzheimer y MedicAlert®, un servicio gratuito que puede ayudar a acceder a la información de la policía para realizar una  búsqueda.
  • La mayoría de los estados también tienen sistemas para alertar a la población sobre las personas desaparecidas, y también hoy están disponibles los GPS y otros sistemas de seguimiento. Una vez que una persona desaparecida es hallada, el cuidad y un acercamiento reflexivo contribuye a calmar a la persona perdida, haciendo que la intervención sea más fácil.


■ Un corazón puede recordar…
La Policía es con frecuencia es llamada para encontrar personas errantes ya menudo responde con compasión y profesionalmente. Gente de todo el país se emocionó cuando agentes de policía encontraron a Melvyn Amrine vagando a dos millas de su casa en Little Rock, en mayo del 2014. A través de un cuidadoso interrogatorio, los oficiales determinaron que aunque Melvyn recordaba muy poco, sabía que era el día de la Madre y estaba buscando flores para regalarle a su esposa. A través de los informes de televisión, internet  y en un vídeo de YouTube ampliamente difundido, se pudo ver a  la Policía de Little Rock no sólo participando en la búsqueda de Melvyn, sino también ayudándole a comprar flores e incluso pagando por ellas, y luego devolverlo a su agradecida y llorosa esposa.

■ Respondiendo a las personas con demencia…
Debido a que la ayuda a personas con demencia puede ser difícil, la Asociación Internacional de Jefes de Policía[5] ha desarrollado un programa para este fin. Llamado como “la Iniciativa de Alzheimer”, ofrece gran variedad de materiales, así como un sitio web que proporciona consejos para interacciones eficaces.
Se ofrecen las siguientes sugerencias a los agentes de policía que se encuentran con una persona con demencia:
  • Preséntese y diga que usted está allí para ayudar.
  • Sonría y hable lentamente con una voz amiga.
  • Haga preguntas simples y compruebe si hay un dispositivo de seguimiento o Identificador de MedicAlert. 
  • Si la persona se pone nerviosa y agitada, cambie el tema a algo agradable, y garantícele la seguridad y la comodidad (por ejemplo, una manta, agua, o algún lugar para sentarse).
  • No haga comentarios personales, no discuta, o corrija a la persona.
  • Tenga cuidado de no sorprenderlos acercándose desde atrás sin previo aviso, y no los toque sin preguntar o explicar.
  • Así mismo, no vuelva a repetir una pregunta demasiadas veces, porque le puede provocar nerviosismo o  agitación.

■ El abuso físico y la explotación financiera…
  • En algunos casos, los individuos con enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia pueden llegar a ser violentos o abusivos. Pero más a menudo, son víctimas de abuso físico y emocional. Un estudio nacional en el 2003, encontró que en cerca de 565.000 personas de edad avanzada, no todos de los que sufrían de demencia recibían trato abusivo o negligente.
  • Las personas mayores son también blanco frecuente de estafadores, delincuentes que se aprovechan de su confusión, confianza, y de su renuencia a reportar problemas a la policía. Estos crímenes se estima que le cuestan a los ancianos casi $ 3 mil millones al año en los Estados Unidos; según un estudio realizado por el Instituto MetLife Mature Market y el Comité Nacional para la Prevención del Abuso de Ancianos, la cifra va en aumento. [6]
  • La oficina de Peter Kilmartin, Procurador General de Rhode Island abrió proceso a 128 casos de abuso financiero en ancianos en el 2011, un aumento del 40% desde el 2010. Y según un informe del 2012 de la Asociación Nacional de Estados Unidos para el Envejecimiento y la Discapacidad, casi el 70% de los adultos bajo protección de agencias de servicios reportaron un aumento de casos de hasta un 20% en los últimos cinco años. Paul Greenwood, fiscal de distrito de San Diego y líder de la unidad contra abuso de ancianos de la zona, declaró que su oficina procesó alrededor de 200 casos en el 2013. "Nunca estuve más ocupado" declaró. [7]
  • Para empeorar las cosas, los autores de los abusos suelen ser familiares o amigos de confianza y las víctimas están demasiado avergonzadas, asustadas, o dependen de las mismas personas que los estafan como para denunciarlos de delito. "Si ellos van a la cárcel, ¿quién va a cuidar de mí?" Es el lamento común.


■ Soluciones innovadoras y colaborativas…
  • Los problemas de esta población en rápido crecimiento, comprenden desde el abuso en estafas financieras, al comportamiento disruptivo de las personas desaparecidas. Son variadas y complicadas. Demandan una amplia gama de habilidades y conocimientos relacionados. El cumplimiento de estos retos también requiere de nuevos enfoques y de un mayor grado de colaboración a lo normal por la policía local.
  • Entre las respuestas del Departamento de Policía de Milwaukee está la “Escuadra Gris”, una unidad de prevención de asalto a la tercera edad, que tiene la responsabilidad principal en víctimas adultas y el Programa de Defensores de Rhode Island de Jubilados de la Policía, que asigna un defensor a las personas mayores en todos los departamentos de policía en la estado. Algunas jurisdicciones en California también han establecido tribunales especializados para manejar el creciente número de casos de abuso de ancianos.
  • Entre otros enfoques innovadores ha sido el Departamento de Chequeo y Respuesta Diaria[8]  de la Oficina del Sheriff de Norfolk, Virginia, que utiliza un programa informático para llamar y comprobar a los adultos varias veces al día, todos los días. Un programa similar es el "Programa de llamada de Cuidado" del Departamento de Policía de Glendale, California, basado en voluntarios eficaces, especialmente en educar al público sobre la enfermedad de Alzheimer, la demencia y los problemas relacionados a la atención de mayores.
  • Las agencias de Policía también pueden mejorar su eficacia general en la protección de las personas mayores y las personas con demencia a través de la colaboración con los servicios sociales, las comunidades religiosas y las organizaciones privadas y públicas. Las comunicaciones con trabajadores dedicados al servicio de protección de adultos, personal médico de emergencia, fiscales y otros, que pueden ayudar a identificar y responder a la delincuencia. Por otra parte, al compartir responsabilidades y trabajar juntos, las agencias, organizaciones estatales y nacionales pueden unir recursos, reducir la duplicidad de esfuerzos, y ahorrar tiempo y dinero al tiempo que proporciona un mejor servicio.
  • Internamente, las agencias pueden prepararse para la tormenta que se aproxima, de la enfermedad de Alzheimer y los problemas relacionados con la atención a adultos mayores, mediante la capacitación y otros recursos para todo personal de arriba a abajo. Aunque la financiación de algunos programas es especifico, hay muchos recursos que pueden ayudar.
  • Pero la dedicación en todos estos esfuerzos es importante, la protección de los enfermos y ancianos es un tema actual que demanda reconocimiento. Las generaciones han comenzado a cruzar la línea de la vejez y la enfermedad de Alzheimer nos afectará de una manera u otra. Es hora de prepararse para los desafíos de su rápido crecimiento.


■ Otros recursos…




[1] Jorge A. Contreras Ríos, DNI 09582230, ICAC Nº 897, administrador, licenciado en ciencias militares, abogado, magíster en ciencias militares, magíster en derecho penal, estudios de doctorado en derecho penal.
[2] Colaborador Especial de la Oficina de COPS
[3] Alzheimer’s Association, “2015 Alzheimer’s Disease Facts and Figures,” alz.org, accessed April 13, 2015, http://www.alz.org/facts/overview.asp.
[4] Elizabeth Dinan, “Police Tase Diabetic Driver Who Hit Cars,” Seacoastonline.com, last updated February 3, 2015, http://www.seacoastonline.com/article/20150203/News/150209767.
[5] Asociación Internacional de Jefes de Policía, en ingles  International Association of Chiefs of Police (IACP)
[6] The MetLife Study of Elder Financial Abuse: Crimes of Occasion, Desperation, and Predation Against America’s Elders (National Committee for the Prevention of Elder Abuse, 2011), https://www.metlife.com/assets/cao/mmi/publications/studies/2011/mmi-elder-financial-abuse.pdf.
[7] “Protecting Mom & Dad’s Money: What to Do When You Suspect Financial Abuse,” Consumer Reports, January 2013, http://www.consumerreports.org/cro/magazine/2013/01/protecting-mom-dad-s-money/index.htm.
[8] Departamento de Chequeo y Respuesta Diaria   de la Oficina del Sheriff de Norfolk, Virginia, en ingles  the Norfolk (Virginia) Sheriff’s Department’s Check and Respond Everyday (CARE) program,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada