Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

miércoles, 5 de octubre de 2016

Hubris y Némesis trastornos en los gobernantes.

 “Yo le haré todo el daño posible”
“Yo atacaría al sol si este me insultara”
El Capitán Ahab deseando ejercer su poder (Némesis) sobre Moby Dick 

(novela Moby Dick de HermanMelville)
En 1984, salieron a la luz las investigaciones de algunas enfermedades propias de “gobernantes en poder”
(RONFELDT, 1994), vistas por algunos comoasuntos de conducta comunes”, en realidad se esconden “desordenes mentales”[1] (NULAND, 2008), que todo gobierno debe tomar en cuenta, bien para elegir o para acercarse a negociar con alguna personalidad. El síndrome de hubris (excesivo orgullo o resistencia a los dioses o la sociedad) y el síndrome de Némesis (el deseo de derrotar al opuesto aplicándole la justicia retributiva) son cambios en el estado mental en gobernantes, que no serian características de personalidad sino estados patológicos.

La prensa y el público puede llamar a los lideres en el gobierno de locos, lunáticos, psicópatas, que están sufriendo el síndrome de Hubris o de Némesis, sin embargo para la profesión medica estos términos se definen como desordenes mentales[2]

<El síndrome de “Hubris”
La experiencia de vivir en el poder conlleva cambios psicológicos que llevan a la grandiosidad, al narcisismo y a la conducta irresponsable.  Lideres que sufren del síndrome de “hubris” creen que son capaces de grandes  obras, que se espera de ellos grandes hechos, que solo ellos saben, que es lo mejor en todas circunstancias y actúan, mas allá de los limites de la moralidad “Los lideres actúan ofendiendo el orden del mundo, violan arrogantemente lo establecido por los Dioses, por la sociedad humana, o lo establecido como valores, al utilizar su poder fuera de los limites” . Estos lideres insisten en que sus naciones, o su cargo, son fuerzas en el mundo y que no harán nada mal.  Y cuanto más tiempo permanecen  en el poder, sus tendencias van tornándose más fuertes. El resultado es incompetencia absoluta en sus actos políticos.

En el 2002, Nabil Shaath, ministro de relaciones exteriores de Palestina declaró que Tony Blair (quien poseía la idea de que se conducta siempre estaba guiada por la moralidad absoluta) y George Bush (quien consideraba que sus motivos eran supremamente honorables), lo llevaron a Bush a decir a otros representantes palestinos: “Estoy guiado por Dios en esta misión. Dios me ha encomendado “Ve y termina con la tiranía en Irak, y eso haré, , circunstancia que llevó a Tony Blair a apoyar, lo dicho por Bush.

<El síndrome de “Némesis”
Es el persistente y vengativo deseo de confrontar, derrotar, humillar y sancionar a un adversario, especialmente a alguien que puede ser acusado de Hubris.
Ejemplos históricos de lideres con el síndrome de Némesis son Castro, King II Sung, Saddam Hussein, Hitler, Gadafi, Jomeini, Lenin, Stalin y Mao. (RONFELDT, 1994, p. 8 yss)

<Riesgo aumenta con otras enfermedades
Los efectos de estos síndromes aumentan en casos en que los gobernantes adolecen de alguna enfermedad física, en estas circunstancias los efectos del síndrome de hubris y de Némesis son mayores y es imprescindible la asistencia médica.

La experiencia obtenida en las investigaciones presenta casos de gobernantes  en sociedades democráticas, en los que la necesidad de privacidad ante una dolencia, se ha confundido con el secreto, y se ha llegado a conspiraciones para desorientar la atención publica.

<Previsiones constitucionales
En los Estados Unidos el artículo 25 de la Constitución concede al vicepresidente y a la mayoría de representantes oficiales la opción de declarar al presidente incompetente cuando ellos consideren que es incapaz de tomar sus responsabilidades a cargo.


[1] NULAND, S. B. (27 de Octubre de 2008). Political Disorders ¿Does Executive Authority Corrupt the Mind? Foreig Affairs , 3.
[2] RONFELDT, D. (1994). Beware the Hubris-NemesisComplex A Concept for Leadership Analysis. Central Intelligence Agency, Office of Research and Development,Central Intelligence Agency. Santa Mónica: Office of Research and Development,Central Intelligence Agency.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada