Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

martes, 8 de noviembre de 2016

Perú: Bolognesi, destino heroico

Tomado del Diairio Oficial El Peruano
Uno de los héroes patrios más renombrados –además de ser Patrono del Ejército Peruano, en virtud
de un decreto firmado en 1951 por el expresidente Manuel Odría– es el coronel Francisco Bolognesi Cervantes.
Celebramos su bicentenario, pues este ilustre peruano nació en Lima el 4 de noviembre de 1816, hijo del inmigrante genovés Andrés Bolognesi Campanella y la dama arequipeña Juana Cervantes Pacheco.
Andrés Bolognesi, quien era violoncelista y director de orquesta y coro, llegó al Perú en los primeros años del siglo XIX y fue nombrado maestro de capilla de la Catedral de Lima, en 1807.
Situó su residencia en la calle Afligidos (hoy jirón Cailloma) N° 125, a pocas cuadras de su centro de labores. En ese lugar, el héroe pasa su infancia y primeros años. Su bautizo se realiza en la Iglesia de San Sebastián, donde antes también habían recibido el sagrado sacramento otros ilustres peruanos, como San Martín de Porres y Santa Rosa de Lima.
Cuando en 1821 el general San Martín y su expedición libertadora llegan a Lima, el padre de Bolognesi, al igual que miles de vecinos limeños, acude al cabildo limeño para firmar el Acta de Declaración de la Independencia; sin embargo, poco tiempo después es arrastrado por las circunstancias del momento político y sufre prisión por unos meses. Ello lo obliga a mudarse, con su familia, a Arequipa, en 1823.

<Museo y Gratitud
Debido a la significativa importancia y representatividad histórica, los intentos del gobierno peruano por hacerse cargo de la antigua casa del héroe fueron diversos: en 1916, al conmemorarse el centenario del nacimiento de Bolognesi, se promulgó la Ley Nº 2368, que establecía las pautas para la expropiación del predio y su acondicionamiento como escuela pública, bajo la tutela de la Universidad de San Marcos. Dicha ley no se cumplió y en 1942 la propiedad estuvo a punto de ser demolida, evitándose ello gracias a la intervención de la municipalidad limeña y el concejal Gamio Palacio.
Años después, y mediante la Ley Nº 13939, del 29 de enero de 1962, se declaró la casa monumento nacional, a la vez que se ordenó establecer en ella un museo. Nuevamente, la disposición quedó sin efecto hasta que el gobierno encabezado por el general Juan Velasco Alvarado, mediante un decreto del 29 de marzo de 1974, dispuso la expropiación y conversión de la casa del coronel Bolognesi a Museo de los Combatientes del Morro de Arica, encargándose la administración del inmueble al Ministerio de Guerra (en la actualidad, Ministerio de Defensa), que entonces dirigía el general Edgardo Mercado Jarrín. La inauguración se dio el 7 de junio de 1975, luego de haber restaurado y acondicionado museográficamente el predio con la transferencia de reliquias: pinturas, objetos personales, vajilla, mobiliario, la bandera que flameó en el morro de Arica el 7 de junio de 1880, las cartas y documentación de los héroes, armas de la batalla y fotografías.
De los 1,600 soldados en Arica, más de la mitad falleció, otros fueron heridos y hechos prisioneros, pero ninguno se rindió.
<Por Honor
La antigua casa de Bolognesi honra, pues, a todos aquellos valerosos peruanos que aquel día, hace 136 años, supieron defender con hidalguía y patriotismo, en circunstancias sumamente adversas, el honor nacional. Decidieron también honrar el juramento que hiciera días antes su jefe, el coronel Bolognesi, ante el mayor Cruz Salvo, quien le conminaba a la rendición de Arica. Convencido de la superioridad numérica del ejército invasor, el cual sobrepasaba ampliamente a la defensa peruana del morro, el emisario chileno encontró la decidida respuesta de la oficialidad convocada para la defensa de dicha plaza: “Tenemos deberes sagrados que cumplir y los cumpliremos hasta quemar el último cartucho”. Aquel día, estos valientes peruanos, cual espartanos en las Termópilas, enfrentaron con heroísmo y decidido coraje su destino: de los 1,600 soldados en Arica, más de la mitad falleció en el campo de batalla, otros fueron heridos y hechos prisioneros, pero ninguno se rindió, siguiendo el ejemplo épico de su líder.

<Acceso
El Museo de los Combatientes del Morro de Arica (jirón Cailloma 125, Lima) ha programado una serie de charlas de acceso gratuito para el público. La organización está a cargo de la Dirección de Museos y la Dirección de Información del Ejército. La visita al museo contempla un recorrido de aproximadamente 45 minutos y el precio del ingreso es módico: 3 soles para adultos, 2 soles para estudiantes. La atención es de lunes a sábado, e incluso los domingos si se coordina previamente. Las actividades se pueden consultar en la página de la Dirección de Museos del Ejército en Facebook.

<Ejemplo Histórico
El actual director del museo, coronel Percy Reyes Perea, explica que la misión principal de este recinto es difundir la gesta heroica de Bolognesi y todas las personas que estuvieron involucradas: “El acto representativo de su heroísmo simboliza un ejemplo para todos los peruanos. Debe alimentarse el espíritu de los peruanos en la historia de los héroes principales que tiene nuestra nación. La única forma de resaltar eso es a través de la divulgación, pues el pueblo que olvida su historia, la vuelve a repetir”.
El subdirector, mayor Juan Carlos Carrasco Campos, agrega que lo que se re-salta es también la capacidad de entrega: “Al saber que la plaza estaba ya perdida, fácil hubiera sido rendirse; aun sabiendo que era casi imposible la victoria, ellos se prepararon para el combate. Bolognesi, en la última carta que dirige a su esposa, le dice que no reclame nada para que no crean que su sacrificio tuvo precio. La verdadera historia de lo que paso allí está en este museo”.
De manera contradictoria, la mayor parte de los visitantes que recibe el museo procede del extranjero: argentinos y chilenos para mayor precisión. Por ejemplo, recientemente estuvieron allí los descendientes del mayor Cruz Salvo, así como descendientes del general argentino Roque Sáenz Peña, fiel compañero de armas de los peruanos en Arica.

Ellos se encontraron con descendientes de Bolognesi en las instalaciones del museo. De los nacionales son los escolares los que más llegan en visitas de estudio, las cuales se incrementan en junio. El deseo de la actual administración es que el interés crezca también entre nuestros compatriotas. Por ello, preparan nuevos proyectos y planes con apoyo de su institución y de personas amigas que se suman a diversas iniciativas. La conmemoración del bicentenario del nacimiento del Héroe de Arica es también un buen motivo para seguir mejorando como ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada