Conocemos de los riesgos y las amenazas actuales y ofrecemos soluciones especificas a nivel nacional. Tenemos capacidad de diagnostico y te ayudamos a terminar la seguridad de tu Plan, seas Persona o Institución.
We know our actual risks and threats and offer specific solutions at national level. We can diagnose and help you finishing your Security Plan, whether if you are a Person or a representative of an institution.

Resultados de la Búsqueda, Dale click al Título para salir de búsqueda

Translate

viernes, 10 de febrero de 2017

Perú: Nuevos delitos empresariales

Tomado de la Revista Jurídica del Diario Oficial El Peruano
Por CARLOS CARO CORIA [1]
Durante los dos últimos meses, el Gobierno peruano ha emitido diversos decretos legislativos en virtud de la delegación de facultades otorgadas por el Congreso de la República mediante la Ley N° 30506, por medio de los cuales, a fin de fortalecer la llamada “lucha” contra la inseguridad ciudadana, la corrupción, etcétera, se han modificado diferentes delitos Código Penal de 1991, algunos con trascendencia empresarial y que se comentan seguidamente.

Delitos laborales.
Entre los cambios más significativos se tienen las modificaciones e incorporaciones realizadas al Capítulo VII
“Violación de la Libertad de Trabajo” del Código Penal, en el que se tipifican los llamados delitos laborales. Estos cambios se incorporan tras la publicación del Decreto Legislativo N° 1323 el viernes 6 de enero de 2017. En él se modifica el delito de coacción laboral previsto en el artículo 168 del Código Penal, siendo la nueva redacción del tipo penal (Ver cuadro comparativo).

Como puede verse, la reforma del artículo 168 del Código Penal no solo versa sobre su nomenclatura, sino que además se agrava la sanción penal, determinándola en un mínimo de dos años y un máximo de cinco años de pena privativa de la libertad. De igual manera, se aprecia de la redacción del referido tipo penal que ya no es sancionable bajo esta figura el hecho de obligar a otro a prestar trabajo personal sin recibir la correspondiente retribución. Sin embargo, esta conducta no ha dejado de ser punible, lo es, e inclusive con mayor amplitud, por medio del nuevo tipo penal incorporado a nuestro Código Penal en el artículo 168-B de “Trabajo forzoso”. Mediante él se sanciona a todo aquel que someta u obligue a otra persona, a través de cualquier medio o contra su voluntad, a realizar un trabajo o prestar un servicio, sea retribuido o no, imponiéndole una sanción no menor de seis años ni mayor de doce años [2].

Estafa agravada.
Otra de las modifijaciones importantes que se incorporan a nuestro sistema jurídico penal relacionadas con los delitos patrimoniales vienen con la publicación del Decreto Legislativo N° 1351 el 7 de enero de 2017. En él se incorpora una nueva circunstancia para el delito de estafa agravada previsto en el artículo 196-A del Código Penal [el numeral 6], que concurrirá cuando la estafa se realice con aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de la víctima, es decir, cuando existe una situación de desventaja de la víctima frente a una situación de superioridad o ventaja en la que se encuentra el autor y de la cual este último toma provecho.

Contaminación ambiental.
También destaca la modificación del artículo 304 del Código Penal que tipifica el delito de contaminación del ambiente. En la redacción anterior del artículo 304 se establecía que la determinación de la causación del perjuicio al medio ambiente o su puesta en peligro como consecuencia de acciones contaminantes (resultados del delito) se realizaba sobre la base de la clasificación reglamentaria de la autoridad ambiental; sin embargo, la nueva redacción del referido tipo penal incorporada con la publicación del Decreto Legislativo N° 1351 ha derogado esta precisión, es decir, con la nueva fórmula descrita en el tipo penal no se exige que la determinación del perjuicio del medio ambiente o su puesta en peligro se realice sobre la base de la clasificación reglamentaria de la autoridad ambiental, de modo que su verificación en el caso penal concreto dependerá de la labor pericial del Ministerio Público o del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

  Minería ilegal.
Por último, cuenta la modificación al artículo 307-A referido al “Delito de minería ilegal”. De acuerdo con el tipo penal incorporado de manera primigenia por el Decreto Legislativo N° 1102 el 29 de febrero de 2012, se establecían sanciones penales contra aquellas personas que causaban o pudieran causar perjuicio, alteración o daño al ambiente o sus componentes, la calidad ambiental o la salud ambiental con la realización de actividades de exploración, extracción, explotación u otros similares de recursos minerales, metálicos o no metálicos, sin contar con la autorización de la entidad administrativa competente. En caso de que el agente haya actuado con culpa, se preveía una pena menos gravosa.

El reciente Decreto Legislativo N° 1351 mantiene, con algunos cambios formales, esta redacción del artículo 307-A del Código Penal, pero añade nuevas modalidades típicas en el párrafo 2. Se indica que “La misma pena [no menor de cuatro ni mayor de ocho años de pena privativa de libertad y cien a seiscientos días multa] será aplicada al que realice exploración, extracción, explotación u otro acto similar de recursos minerales metálicos y no metálicos que se encuentre fuera del proceso de formalización, que cause o pueda causar perjuicio, alteración o daño al ambiente y sus componentes, la calidad ambiental o la salud ambiental”.
Con ello se tiene que el Gobierno busca penalizar no solo a aquellas personas que realicen actividades consideradas dentro del supuesto de minería ilegal, sino también a aquellas que realicen actividades consideradas en el concepto de minería informal [3], y que se encuentran fuera del proceso de formalización regulado por medio de los decretos legislativos N° 1105 y N° 1336.

Se han previsto, además, dos causas eximentes de responsabilidad por la comisión del delito de minería ilegal previsto en el artículo 307-A del Código Penal. Una de ellas tiene por finalidad otorgarle un tiempo considerable al agente que realiza actividad minera informal para que formalicen sus actividades, mientras que la otra está referida a una causa imputable a un tercero.

Esto puede verse en la Única Disposición Complementaria Final del Decreto Legislativo N° 1351, en la que se señala que están exentos de responsabilidad penal por la comisión del delito de minería ilegal establecido en el artículo 307-A quienes se encuentren en los siguientes supuestos: a) el sujeto de formalización minera que no logra la autorización final de inicio o reinicio de operaciones mineras por culpa inexcusable o negligente del funcionario a cargo del proceso de formalización; b) el agente de los delitos de minería ilegal que se inserte al Registro Integral de Formalización Minera dentro del plazo establecido en el numeral 4.2 del artículo 4 del del Decreto Legislativo N° 1293 [4].

[1] Catedrático. Socio del Estudio Caro & Asociados. Fundador del Centro de Estudios de Derecho Penal Económico y de la Empresa (CEDPE). Profesor de la Academia de la Magistratura (Amag).
[2] Asimismo, en él se establecen una serie de agravantes que alcanzan hasta los veinticinco años de pena privativa de la libertad
[3] De acuerdo con lo establecido en el artículo 2, a), del Decreto Legislativo N° 1105, se entiende por minería ilegal “toda actividad minera ejercida por persona, natural o jurídica, o grupo de personas organizadas para ejercer dicha actividad, usando equipo y maquinaria que no corresponde a las características de la actividad minera que desarrolla (pequeño productor minero o productor minero artesanal) o sin cumplir con las exigencias de las normas de carácter administrativo, técnico, social y medioambiental que rigen dichas actividades, o que se realiza en zonas en las que esté prohibido su ejercicio. Sin perjuicio de lo anterior, toda actividad minera en zonas en las que esté prohibido el ejercicio de la actividad minera, se considera ilegal”. Mientras que el artículo 2, b), del referido Decreto Legislativo entiende por mine-ría informal: “toda actividad minera que es realizada usando equipo y maquinaria que no corresponde a las caracterís-ticas de la actividad minera que desarrolla [pequeño productor minero o productor minero artesanal] o sin cumplir con las exigencias de las normas de carácter administrativo, técnico, social y medioambiental que rigen dichas actividades, en zonas no prohibidas para la actividad minera y por persona, natural o jurídica, o un grupo de personas organizadas para ejercer dicha actividad que hayan iniciado un proceso de formalización conforme se establece en el presente dispositivo”. En este último aspecto, ahora el artículo 2, numeral 2.2., del Decreto Legislativo N° 1336 señala que se entiende por minería informal a la “actividad minera realizada en zonas no prohibidas por aquella persona, natural o jurídica, que se encuentre inscrita en el Registro Integral de Formalización Minera cumpliendo con las normas de carácter administrativo y, además, con las condiciones previstas en el artículo 91 del TUO de la Ley General de Minería, aprobado por el Decreto Supremo N° 014-92-EM”.
[4] Artículo 4, numeral 4.2., del Decreto Legislativo N° 1293 establece: “Las inscripciones de los sujetos referidos en el inciso 3 del párrafo 4.1 del presente artículo, se realizan a partir del 06 de febrero de 2017 y hasta por un plazo de ciento veinte (120) días hábiles ante la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat).”

No hay comentarios:

Publicar un comentario